miércoles, 7 de junio de 2017

Elena Fortún. Oculto Sendero -Reseña.


"Oculto Sendero", novela hasta ahora inédita de Elena Fortún, podría ser considerada el testamento literario de una autora en su momento muy conocida por la famosa serie de relatos infantiles que tenían a Celia como protagonista e hicieron de ella una de las escritoras más populares en España durante los años veinte y treinta del pasado siglo.
Es "Oculto Sendero" una novela de carácter autobiográfico. Tras el personaje de María Luisa se esconde la propia autora para romper a través de ella secretos y tabúes que nunca en la vida real se vio capaz de afrontar.
Pero sobre todo es ésta la historia de una mujer incomprendida; de una mujer con inquietudes intelectuales, que ama la belleza y sueña ser artista; de una mujer que nunca quiso unirse a un hombre, que a pesar de ello hubo de hacerlo, que con todas su fuerzas anhela ser dueña de sí misma.
Dolor, culpabilidad, desdicha, impotencia... se dan la mano en esta historia de mujeres diferentes arrolladas por un mundo -primeros años del siglo XX- que no las comprendió; de mujeres que se negaron a seguir los dictados de una feminidad convencional y opresiva, decidas a ser libres a pesar del inevitable desgarro que sabían ello supondría. Una novela que, sin hacer en ningún momento referencia expresa a la homosexualidad,  aborda con claridad el tema de la identidad sexual y deja tras su lectura un inevitable poso de melancolía.
Pero es también ésta una novela que por momentos (la parte sobre todo dedicada a la infancia de la protagonista narrada en el mismo tono de los cuentos de Celia) resulta tremendamente divertida. Magistral siempre Elena Fortún a la hora de atrapar las voces de su tiempo: las voces de los niños, de las madres, de las sirvientas... el costumbrismo y el ambiente de una época que lentamente, muy poco a poco pero de forma irremediable, se adentraba en la modernidad.

Irónica, dulce, desgarrada, luminosa, dolorida, conmovedora... Una novela que hace al fin justicia a la vida de su autora, a pesar de que en algún momento ella misma, al parecer, podría haberla querido destruir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario